Translate

Paz Interior – Algo para Recordar

Vivir en las grandes ciudades y en lugares contaminados, destruye la fuerza vital y mata el espíritu, no hay paz interior. En la actualidad vivir en es esas circunstancias estresa y deprime a cualquiera. Si te sientes así, muévete a un sitio bello, con aire limpio y fresco, ya que si estás tenso y ansioso, emites un mensaje subliminal acerca de que hay algo que está mal, algo para temer. Las personas de tu entorno responden inconscientemente a este mensaje. O se conectan con este miedo y lo incrementan, o se distancian y te dejan solo. La tensión te separa de lo Divino por dentro y los problemas frecuentemente aparecen como insolubles. Cuando encuentras el nivel profundo de serenidad interior toda la tensión en tu cuerpo se derrite, todo el miedo se disuelve. Estás abierto a la Luz y se presentan soluciones a los desafíos. Las puertas se abren y la vida fluye. En un estado de calma, paz y serenidad eres como una roca. Nadie te puede lastimar ni hacerte enojar porque no se lo permites.
Los Grandes Maestros, después de algún momento traumático o problemático, vuelven a equilibrarse tomando tres respiraciones; esto es algo que tu puedes practicar.
Cuando estás en paz irradias una vibración, cuya cualidad permite que se sientan a salvo todos los que se encuentran a tu alrededor.
Cada instante de la vida ofrece una oportunidad para crecer espiritualmente. Esto es así porque estamos constantemente pensando y cada pensamiento aumenta o disminuye nuestra frecuencia vibratoria. Un Maestro observa sus pensamientos, sabiendo que él crea el aura alrededor de sí.
Continua leyendo, al final de este post encontrarás un audio que te ayudará a relajarte y hasta lograr tu paz interior.
BRAHAMA KUMARIS (WORLD SPIRITUAL UNIVERSITY). Algo para Recordar:
Si quiero llevar la paz a los demás, la primera lección que debo aprender es dejar de estar en guerra conmigo mismo. Sólo cuando he acallado la turbulencia de mi propia mente puedo estar en paz con el mundo. Cuando he alcanzado cierto grado de paz interior; logro oír la voz de mi energía para beneficio de todos”.
Louise L Hay: Tu Paz Interior
El mundo exterior no me afecta. Yo estoy a cargo de mi propio ser. Resguardo mi mundo interior, porque es ahí donde creo. Hago todo lo necesario para mantener mi mundo interior en paz. La paz interior es esencial para mi salud y bienestar. Entro en mí y encuentro ese espacio donde todo es silencioso y sereno. Puedo verlo como un profundo estanque, callado y pacífico, rodeado por el verdor de la hierba y por árboles altos y silenciosos. Puedo sentirlo como nubes blancas y ondulantes en las que me recuesto para ser acariciada. Puedo oírlo como música suave y deliciosa que me calma los sentidos. De cualquier manera que decida experimentar mi espacio interior, en él encuentro paz. En ese centro de paz estoy yo. Soy la pureza y la quietud del centro de mi proceso creativo. En paz creo, vivo, me muevo y experimento la vida. Porque me mantengo centrada en mi paz interior, tengo paz en mi mundo exterior. Aunque otras personas vivan en la discordia y el caos, eso a mi no me afecta, porque para mí misma proclamo la paz. Aún cuando pueda estar rodeada de locura, yo sigo estando calmada y en paz. El universo es un lugar ordenado y tranquilo, y yo lo reflejo en cada momento de mi vida. Las estrellas y los planetas no necesitan preocuparse ni asustarse para mantener su órbita celeste. Tampoco el pensamiento caótico contribuye a que mi experiencia sea pacífica. Escojo expresar tranquilidad, porque soy paz. Y así es.


El Camino a la Felicidad – Cuatro Secretos para ser Feliz

El ser humano es contradictorio por naturaleza pues la mayoría de las veces en que desea algo, no lucha por ello o lo hace de manera inadecuada. Y es, en esas ocasiones, cuando inconscientemente saboteamos nuestros esfuerzos para alcanzar algo, por ejemplo; la felicidad. Sin embargo y contradictoriamente, lo que más deseamos en la vida es ser felices.
La felicidad no es un destino a donde se llega, sino es la manera de caminar por la vida. Pero siempre podemos, de manera extraña, tropezar en el trayecto con dos graves problemas: algunos seres humanos tienen miedo de ser felices y muy pocos saben exactamente qué es lo que desean.
Si quieres vencer estos dos obstáculos y pertenecer al selecto grupo de gente feliz, te sugerimos seguir estos cuatro pasos para lograrlo.
  • Deshazte de tu armadura y arrójala muy lejos de ti. Con frecuencia tenemos miedo a ser felices y saboteamos nuestras ilusiones, pensamos que no merecemos la felicidad y nos aterroriza tratar siquiera de alcanzarla. La forma más sencilla y frecuente de protegernos y mantenernos a salvo es construir una armadura humana de inconsciencia, que es mucho más fuerte que el mismo acero, en la que encerramos nuestros sueños y deseos para que nadie pueda alcanzarlos ni destruirlos. El resultado de esta practica es que jamás damos un solo paso para hacerlos realidad. Acepta que reprimir tus sueños no es protegerlos, más bien, sólo impides que se realicen. Haz un esfuerzo real y verdadero para convertir esos sueños en realidad. Esta decisión te puede llevar a correr algunas desilusiones y desengaños; pero también te llevará a éxitos que de otra manera no lograrías.
  • Haz una cita contigo mismo y conéctate con los deseos de tu corazón, para explorar cuales son los sueños y los deseos que duermen en el fondo de tu corazón. Considera y trata a esta cita, como la más importante de tu vida, asiste a ella con libreta y pluma en mano, y anota cuanta idea se te ocurra sobre lo que deseas, aunque te parezca absurda. Cuando no tenemos idea de cuales son nuestras metas en la vida ni sabemos cómo alcanzarlas, es una buena idea ayudar al cerebro a realizar esta exploración. Lo importante es que logres conectarte con lo que tu corazón anhela realmente y que llegues a entender los diferentes caminos por medio de los cuales podrías alcanzarlos. De esta manera será más fácil para ti, empezar a dar los primeros pasos para convertir ese sueño en realidad. El esfuerzo que hagas llenará tu vida de interés y finalmente lograrás acariciar algunos indicios de la felicidad.
  • Todos somos mental y físicamente capaces de hacer lo que nos proponemos, por lo tanto, reconoce tu propio poder. Los límites los ponemos nosotros mismos por medio de la imaginación y el miedo que tenemos a hacer cosas diferentes. Y todos merecemos el éxito, como merecemos el amor y la felicidad. Por desgracia, solemos creer en nuestras propias palabras y para muchos de nosotros es más fácil decir “no puedo”. Así que para conquistar la felicidad, empieza a practicar una actitud positiva, a fomentar la confianza en ti mismo y decir: ¡Si puedo!, a todos los retos que la vida te plantee. Muy pronto descubrirás que puede hacer cosas de las que antes te sentías incapaz.
  • Y finalmente, no tomes precauciones como pretextos. Algunos temores son buenos. Ser precavido y cauteloso es una virtud cuando se conduce un automóvil, se tienen hijos pequeños y se desea evitar cualquier tipo de accidente. Pero cuando el miedo te impide lanzarte en busca de tus sueños, ha llegado el momento de deshacerte de él. En las decisiones importantes de la vida los temores y pretextos deben dejarse a un lado y debe imponerse el valor para correr ciertos riesgos, porque se necesita determinación para perseguir y alcanzar los grandes sueños.
Para ser feliz hace falta honradez para seguir el camino correcto y para no estropearla con la mentira o el egoísmo.
Pero, ¿cómo sé en cada momento que estoy siendo honrado con las personas que realmente me importan?
El problema que se nos plantea es el de reconocer el tipo de amor apropiado, ¿cuál es la manera correcta de amar?, y aprender a distinguirla de un amor equivocado que pueda terminar destruyendo todo aquello que uno ama.
Nuevamente te digo que la felicidad no es un destino al que se llega, es la manera de caminar por la vida misma, y con la aplicación de estos cuatro pasos, a tu vida cotidiana, te puedo asegurar que lograrás encontrar el camino adecuado para llegar a entenderte a ti mismo y así podrás enfocarte finalmente en el camino de la anhelada felicidad.



De Qué Tamaño Eres – El Tamaño de las Personas

Una persona es enorme..., cuando habla de frente y vive de acuerdo con lo que dice..., cuando trata con cariño y respeto..., cuando mira a los ojos y sonríe con franqueza.
Pero es pequeña..., cuando sólo piensa en sí misma y hace creer a los otros que piensa en ellos..., cuando es poco gentil..., cuando no colabora..., cuando abandona a alguien en el momento en más lo necesitaba.
Una persona es gigante..., cuando se interesa por tu vida..., cuando busca alternativas para tu crecimiento..., cuando sueña junto contigo..., cuando trata de entenderte aunque no piense igual que tú.
Pero es pequeña..., cuando se deja regir por comportamientos clichés..., cuando quiere quedar bien con todos..., cuando maneja a la gente como un titiritero.
Una persona es grande..., cuando perdona..., cuando comprende..., cuando se coloca en lugar del otro..., cuando obra no sólo de acuerdo con lo que esperan de ella sino con lo que espera de sí misma.
Pero es pequeña..., cuando decepciona..., cuando hiere..., cuando actúa con orgullo..., cuando no es solidaria..., cuando miente..., cuando no sabe pedir perdón.
Una persona es grande..., cuando sabe dar..., cuando no tiene miedo de recibir..., cuando la caracteriza la alegría..., cuando enfrenta la tristeza..., cuando domina la ira.
Pero es insignificante..., cuando desprecia..., cuando olvida los favores..., cuando sólo busca su brillo, sus intereses, su bienestar. Y se empequeñece aún más..., cuando agrede..., cuando falsea su testimonio..., cuando mata con maledicencia.
Una persona es grande..., cuando extiende su mano..., cuando cierra su boca y abre su corazón..., y cuando su sensibilidad es tan grande como su tamaño...
Por eso...
Si te detuviste a admirar el increíble e interminable trabajo de una simple hormiga...
Si te asombraste e intentaste comprender la belleza admirable de un panal de abejas...
Si te detuviste para seguir la extraordinaria velocidad y la maravillosa habilidad de un colibrí en vuelo...
Si te sentaste en el suelo y ofreciste tu mano a un perro para que pudiera lamerla...
Si te recostaste sobre la hierba y te deleitaste con el perfume mágico de una flor...
Si en silencio escuchaste la voz de las eternas olas del mar...
Si esbozaste en tus labios la misma sonrisa que viste en aquel niño...
Si sentiste correr por tus mejillas las mismas lágrimas que viste descender tristes, por la cara arrugada de aquel pobre viejo...
Si sentiste todo eso...
...en verdad has vivido intensamente cada instante de tu vida, lo cual llenó de belleza tu alma, de amor tu corazón y, sobre todo...,
¡TE CONVIRTIÓ EN UNA PERSONA MUY GRANDE!



El Circo de la Mariposa – Mientras Mayor es la Lucha, Más Glorioso es el Triunfo

Un video, en español y con audio latino, que te dejará asombrado de las capacidades que tiene el ser humano y a lo que puede llegar si se lo propone.
En la cumbre de la Gran Depresión, un empresario de un renombrado circo lleva su compañía por el asolado paisaje americano, elevando los ánimos de la audiencias por el camino. Durante sus viajes descubren a un hombre sin brazos y piernas que está siendo explotando y exhibido en una barraca de un parque de atracciones. Después de un curioso encuentro con el empresario del circo, se siente impulsado a luchar para conseguir todo lo que siempre ha creído.

No lo dejes de ver, es excelente.